La historia de OXIDADO nace de mi experiencia con el uso abusivo de las tecnologías (ordenadores, móvil, redes sociales, ya sabes…) Me sentía perdido en una espiral de descontrol dentro de una pantalla. Un día decidí “cambiar el chip” y “apretarme las tuercas”. ¿Te ha pasado algo así?